viernes, 3 de septiembre de 2010

Todas tenemos unas rojas...

...Esas que tiene dibujitos de Snoopy y que utilizamos para estar comodamente en casa, o que estrenamos  algún fin de año y que intentamos mantener durante el mayor tiempo posible dentro del cajón de la ropa interior, pero que tarde o temprano terminas poniendote algún fatìdico día.Fatídico porque luego te pasas todo el día recordando que has de tener cuidado de mostrarlas a todo el mundo, y aquella brillante idea de quererlas utilizar por olvidarte de las marcas y sentirte cómoda se convierte en una ingenuidad porque...¿Quién dijo comodidad?

Pues bien, si esto es sólo con la idea de simplemente enseñar una tirita de tu ropa interior imaginaros cómo es la experiencia de ir vecino por vecino a por la ropa que se te ha caido del tendedero. Porque nuestra ropa interior roja ya ha ido a parar al vecino del tercero (lo cual resultó ser una grata sorpresa para mi querida compañera de piso...) y a la del segundo que ha sido la responsable de que la del primero también la conozca!!!

Pero que significa todo esto al lado del momento en el que esa dulce voz acompañada con la mejor de las sonrisas te toca a la puerta a las 11 de la noche y te dice:

"Holaaaa...disculpe las molestias!! Pero es que se me han caido unas braguitas rojas...¿podría darmelas?" XD

lunes, 30 de agosto de 2010

¿Qué pasa cuando coges el metro un domingo por la noche?

video

Pues sí, esto es lo que te puedes encontrar un domingo cual quiera en el metro de Madrid por la noche. Hay que decir que no sabemos si este hombre finalmente terminó en el suelo o no, pero nos hubiera encantado verlo!!!


P.D: lo bueno del viaje fue que casi nos vamos acompañadas a casa (por poquito), eso si nos llevamos el teléfono. La mayor sorpresa fue cuando nos confesó que tenía novia!!!


Besitos!

Bienvenidos!!


Hola, que tal? (con la mejor sonrisa que puede llegar a mostrar una dependienta).
Hemos decidido hacer este blog, porque desde que nos hemos decidido a compartir nuestras vidas bajo el mismo techo, nuestra vida no tiene desperdicio, y tales anécdotas son dignas de contar.
En próximas entradas os pondremos al día sobre nosotras y las muchas historias que nos han sucedido anteriormente. Y claro esta que seguirán sucediendo...


Sin más que contar por ahora aquí comienza la narración de las vidas de una mujer canaria y una madrileña en MADRID....


BUENAS NOCHES! MUA!